INICIO REFLEXIÓN
correo@buscadmirostro.es    |    Acerca de las cookies    |   


DOMINGO DE LA SANTÍSIMA TRINIDAD

Evangelio: Jn 3, 16-18
"Dios envió a su Hijo para que el mundo se salve por él"

Porque tanto amó Dios al mundo, que entregó a su Unigénito, para que todo el que cree en él no perezca, sino que tenga vida eterna.

Porque Dios no envió a su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por él.

El que cree en él no será juzgado; el que no cree ya está juzgado, porque no ha creído en el nombre del Unigénito de Dios.